¿Son las apuestas a cuotas bajas más sencillas?

La teoría dice que sí. Una apuesta a cuota baja normalmente tiene más posibilidades de cumplirse que una a una cuota alta. No obstante, hay que saber leer las cuotas bien, y no dejarnos llevar por lo que indican, pues entran en juego otros factores igualmente importantes y que no deben ser pasados por alto.

apuestas a cuotas bajas

Algunos de vosotros seguramente recordaréis la increíble racha negativa del Real Madrid en Riazor, donde estuvo muchísimos años sin lograr la victoria. Si hubiéramos hecho caso omiso a ese factor, hubiera quedado claro que el Madrid era favorito para dichos enfrentamientos, pero a veces, las particularidades de un deporte hacen que incluso el favorito, tenga problemas en determinadas circunstancias, esto es, la visita a un campo rival que se les da especialmente mal.

Por ello, es esencial, conocer mínimamente el deporte en el que estamos apostando y comprobar los enfrentamientos previos entre los equipos en cuestión. Informarse debidamente es vital para tomar la decisión correcta a la hora de apostar, porque las apuestas a cuotas bajas no son sinónimo de ganancias.apuestas a cuotas bajas

El otro día leía una entrada de un conocido tipster de tenis, que decía que uno de los jugadores que tomaban parte en un encuentro, era el favorito, a pesar de tener un ranking ATP claramente peor. Y lo demostraba, mostrando sus resultados a principio de temporada en los últimos años. A pesar de tener una cuota superior por no ser favorito, argumentaba con precisión milimétrica el por qué consideraba favorito a dicho jugador y al final, no se equivocó. Ganó la apuesta con facilidad, porque conoce el deporte y sus entresijos.

Por eso decimos que es importante conocer el deporte al que vamos a apostar. Como no hay tiempo para conocerlos todos al dedillo, es importante que nos centremos en pocos deportes o bien seguir a tipster de los cuales nos fiemos ciegamente, y que tengan un yield lo más alto posible.